Engañosa quietud II

Esta vez, una alameda meciéndose con el viento…